Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Zapatero’

Está de moda discutir sobre si está cambiando del clima. Con una muy mala redacción lo llaman “cambio climático”, es una expresión de ese estilo pedante y más bien ridículo que les encanta a los políticos. Se discute también sobre el “efecto invernadero”, sobre las emisiones de CO2 y de otros gases que vierten a la atmosfera las centrales de producción de energía, las industrias contaminantes, los automóviles o los aviones. Desde mediados de los años 90 se han sucedido un tras otras reuniones sobre el clima impulsadas por la ONU, la primera fue en 1995 en Berlín, la última en la navidades del año pasado en Copenhague, la próxima será este año en México.

Hace cuarenta años todo esto sólo podría suceder en el guión de una película de ciencia ficción y ningún científico hubiera dedicado una tarde a estudiar este asunto. La preocupación sobre un cambio brusco en el clima en todo el planeta y la idea de que este fenómeno no era natural sino una consecuencia de la acción humana surgió durante los años ochenta, apenas hace dos décadas. Sin embargo el estudio del clima es una ciencia mucho mas antiguo, aunque si nos atenemos al desarrollo de una disciplina científica moderna no tanto, tanto es así que hasta los años sesenta los científicos de la OMM (Organización Meteorológica Mundial, en ingles World Weather Information Service) eligieron como “periodo normalizado” los treinta años que van de 1931 a 1960 y se pusieron de acuerdo en fijar precisamente en treinta años el periodo mínimo de tiempo susceptible de ser sometido a un estudio de la evolución del clima. El siguiente periodo empezaba en 1961 y terminaba en 1990. Por eso durante los años ochenta los meteorólogos empezaron a publicar algunos resultados sobre la mediciones de este segundo periodo y con ello se confirmaba indiscutiblemente un aumento en los últimos sesenta años de 0.6 grados Celsius en la temperatura global del planeta.

Pero los meteorólogos habían hecho algo más que medir temperaturas también se habían preocupado de investigar la composición de la atmosfera y la evolución de los llamados gases de “efecto invernadero”. Estos gases especialmente el CO2 y el vapor de agua son los causantes de que la atmosfera cumpla la función del tejado de un invernadero para todo el planeta, dejan pasar el calor del sol pero evitan que ese mismo calor se escape hacia el espacio. Sin su presencia en el aire la temperatura media del planeta estaría entorno a los -20 grados Celsius y la tierra seria toda ella un inmenso glaciar. Las mediciones detectaban un aumento también de la concentración de CO2; este incremento era sorprendentemente alto y se mantenía de forma continua año tras año. La explicación parece bastante obvia: las emisiones provenientes de la combustión de minerales fósiles principalmente carbón y petróleo, consecuencia de la proliferación por todo el planeta de centrales energéticas basadas precisamente en la combustión de estos minerales para producir electricidad. Tampoco se puede desdeñar el efecto producido por los vehículos de motor pues hay que pensar que actualmente hay alrededor 1200 millones de automóviles actualmente en todo el planeta y su número no deja de aumentar año tras año.

El C02 no es un gas tóxico aunque está presenta en el humo negro que sale por el escape de un coche o en la nube enorme que se desprende de la chimenea de un central eléctrica. El CO2 es el gas que hace posible las burbujas de la gaseosa o del champagne y al igual que se encuentra disuelto en cualquier refresco también está en el mar, los océanos actúan como grandes depósitos de anhídrido carbónico y son decisivos en general para determinar el tipo de clima en las distintas regiones del mundo. La ciencia está muy lejos todavía de comprender porque el clima es como es y como puede evolucionar pero la realidad es indiscutible, la combustión de ingentes cantidades de petróleo y carbón en un volumen continuado y creciente desde principios del siglo pasado ha provocado el aumento en un 125% de la presencia de CO2 en la atmosfera. Según el conocimiento que actualmente poseen los científicos del clima si la proporción de anhídrido carbónico alcanza el valor de 450 PPM (significa “partes por millón” es la unidad para medir la proporción de CO2 en la atmosfera), el clima del planeta se verá afectado y habrá cambios importantes en todas la regiones del planeta y los primeros síntomas de lo que está sucediendo es el aumento de la temperatura media planetaria en tan solo 30 años en 0,6 grados. El año pasado se ha alcanzado los 350 PPM, a principios de siglo veinte este valor estaba aproximadamente en 290 PPM y de continuar su crecimiento se llegará a ese valor crítico de 450 PPM en el año 2045.

Quienes ponen en duda la gravedad de este gigantesco experimento sobre el planeta, quienes creen que esto es sólo el discurso catastrofista de los ecologistas o a la demagogia interesada de los políticos de izquierdas como Obama o Zapatero se equivocan. Ciertamente que el sector liberal de la derecha se ha empañado en desacreditar y mofarse de cualquier advertencia y hasta de los datos sobre el problema del CO2. Pero la realidad no es discutible y precisamente lo que está sucediendo es fruto de la política de dominio mundial, de la llamada era de la globalización, en la que se han destruido culturas, naciones y pueblos y también el tejido mismo de la tierra, de la atmósfera y los mares. El poder mundial que arrojó las bombas atómicas sobre de Hiroshima y Nagasaki es el que desde la segunda mitad del de siglo veinte ha puesto en marcha un sistema económico que ha desencadenado una agresión contra la naturaleza tal que puede desatar un cambio del clima que por su rapidez e intensidad sería una catástrofe mundial irreversible.

Read Full Post »

azn

Para muchos españoles Aznar ha sido un gran político. Son españoles de derechas claro y entre ellos incluso existe una    convicción muy extendida que Aznar quizás haya sido el mejor político de derechas de toda la historia moderna. Habría que empezar por descontar a Franco y entonces nos quedaríamos con Cánovas, con Maura, con Gil Robles y con Calvo Sotelo. Parece indiscutible que ha logrado más resultados como gobernante que los tres últimos y salió ileso de un atentado a diferencia de Cánovas.  En el haber de los logros de Aznar siempre se cita en primer lugar la economía.

Se habló del milagro español, de cómo un país que no cumplía ninguna de las condiciones para ingresar en la unión monetaria del euro, con demasiada inflación, demasiada deuda del estado, un paro descomunal y tasas  de crecimiento económico bajas, paso en poco menos de 3 años a ser una potencia económica que superaba en resultado al resto de los países europeos y que conseguía  reducir el paro del 18% al 8% .

Aznar empezó aplicando un plan de estabilización, reducción drástica del gasto y de la deuda del estado, medidas que acompañó con la transferencia de la grandes empresas del sector público energético y del transporte al sector privado. Impulso la bajada de los tipos de interés bancario de común acuerdo con los grandes bancos para permiten que el dinero fuera barato para empresas y particulares. Con todo ello estaba creando las condiciones para que España ingresara en la dinámica económica del crecimiento basado en el consumo que desde 1989, el año de la caída del muro de Berlín, fue el motor económico de la economía mundializada para los países occidentales. Pero había algo más para garantizar el crecimiento de la demanda que el crédito barato: un alto índice de productividad, del que tampoco estaba exento desde luego el sector servicios. Esto lo logró Aznar abriendo las puertas a la inmigración. España pasó en la década (1995-2005) atendiendo a cifras oficiales de menos de un millón de inmigrantes a cinco millones, probablemente ahora haya alrededor de ocho millones de inmigrantes.

Los inmigrantes arrastraron a la baja los salarios de los trabajadores y ello propició una mejora de la productividad, eso sí insostenible a medio plazo. Los trabajadores nacionales compensaron su perdida de nivel salarial con el acceso a un crédito barato, algo inédito para ellos hasta entonces y que a su vez  destinaban al consumo. Pero es que además el aumento de la población como consecuencia de los millones de extranjeros que llegaban reforzaba la demanda de consumo y justo esto era lo que se perseguía.

Créditos fáciles y baratos y llegada masiva de inmigrantes para un crecimiento fuerte y continuo del consumo, he aquí el mecanismo del llamado milagro español. Mientras la crisis internacional se la ha permitido Zapatero ha continuado con la política económica de Aznar. Pero ahora que el crédito se ha acabado porque ni los bancos tienen dinero y el consumo se reduce, la cifras del paró regresan a donde las dejó Felipe González en los años noventa. Mientras, España se ha llenado de millones de inmigrantes que son el principal problema para salir de la crisis por su baja productividad y alto coste de servicios sociales que requieren del estado; son además una amenaza desconocida hasta ahora para la clase media y los trabajadores españoles, una amenaza cultural, demográfica, social y laboral.  Durante años se  infló el globo de la prosperidad española de aire , ahora que no se puede seguir soplando ese aire sale con más rapidez que con la que entró  y el globo se desinfla irremediablemente.  Todo esto es obra de Aznar.

Para salir de esta crisis es importante, muy importante que precisamente esos sectores sociales de clase media asuman una visón critica de la responsabilidad que en el origen todo lo que nos está sucediendo  tienen las políticas en economía e inmigración que implantó el PP hace quince años. Que la derecha social adquiera conciencia  que el problema está en la actuación de la derecha política,  en el modelo económico y social del  Partido Popular ,  modelo que sigue defendiendo como solución. No es la torpeza de Zapatero como gobernante y gestor el que nos ha conducido a está crisis, ha sido el Partido Popular, ha sido la sociedad y la economia que gestó Aznar durante sus ocho años de gobierno.

Read Full Post »